PRODUCCIONES LA CHARI

PRODUCTORA DE DISEÑO Y VIDEO HD DE SEVILLA

Rosana Pajarón / El Correo de Andalucía (6-1-2011)
Sobrevive con 16 dólares mensuales que logra con la venta de chicharrones, en una casa que sólo tiene de hogar el nombre. Hace años, estaba rodeado de los destellos de las cámaras y el griterío de las gradas coreaba el nombre de Félix Betancourt nada más verlo aparecer en el cuadrilátero. Hasta once historias de viejas glorias olvidadas del boxeo cubano, o de las familias de algunos ya fallecidos, conforman el guion de Knockoutkuba, un documental de Manuel Benito de Valle y el disidente cubano Darsi Ferrer.


La banca y los estudios financieros llevaron al sevillano Manuel Benito de Valle a trabajar mediante una beca para la embajada española en Cuba. "Hice lo que menos me recomendó el embajador: juntarme con cubanos". Su fascinación por la isla y sus habitantes le llevó a conocer al disidente Darsi Ferrer, hecho que le costaría la expulsión del país.

A raíz su artículo El ocaso de las estrellas deportivas de la Revolución, Manuel y Darsi decidieron profundizar en sus vidas y en cómo el gobierno cubano les había tratado tras convertirse en grandes glorias del deporte por excelencia en la isla. "Eran campeones olímpicos, el que menos era campeón centroamericano". Lo que en principio iba a ser un documental de denuncia, acabó siendo una ventana a lo que había quedado de estos deportistas. "Dejamos que las historias hablaran por sí solas", explica.

Con escasos de medios técnicos y humanos, el rodaje se produjo en la clandestinidad, al margen del gobierno castrista. "Los amigos que venían a visitarme se iban llevando las cintas a España", cuenta. Con una cámara escondida en un saco de patatas, el coche del que disponía gracias a su trabajo en la embajada y las preguntas preparadas junto a Ferrer eran las únicas herramientas con las que contaban en el rodaje, sin ningún tipo de financiación pública o privada.

De todas las puertas a las que llamaron, sólo una no quiso hablar por miedo a represalias. Es Roberto Caminero, más conocido como Chocolatico Pérez, que aún así abrió las puertas de su gimnasio para mostrar cómo se entrenaban a los futuros púgiles de la isla.

Al contrario de lo que se puede pensar, en sus palabras no hay rencor hacia el gobierno cubano. "Lo que más nos sorprendió fue su honorable resignación y lealtad". En un país en el que se habla de deporte en términos bélicos, aquellos boxeadores que salían de Cuba en busca de gloria eran denominados "desertores". "Ellos renunciaron a contratos millonarios por su patriotismo, la fama mundial ya la tenían", comenta Del Valle.

A pesar del olvido al que han quedado relegados por parte del Estado cubano, ninguno dirige crítica alguna sobre lo que la revolución ha hecho con ellos. A pesar de sus benévolas palabras, Manuel Benito de Valle incide en que "lo importante no es lo que dicen, sino lo que se ve".

El principal objetivo de este joven cineasta sevillano es que su cinta homenajee a sus protagonistas. "Quiero que el público les admire por el hito deportivo, por su respeto y decisión personal".

La cadena de historias se entrelazan por medio de imágenes de la verdadera Cuba, aquella lejos de los itinerarios turísticos y emplazamientos hoteleros. "Cuba es el surrealismo puro, el esperpento. Narrativamente te da muchas posibilidades. El país entero es como un plató de cine y lo curioso es que hay gente viviendo en ese plató", expresa tratando de evocar esas imágenes en su mente.

A pesar de que siempre ha sido reacio a los festivales fílmicos, se animó a presentarlo al Festival de Cine Europeo de Sevilla, que fue una de las ventanas a este documental. En festivales anteriores, comprobó que su cinta dejaba muy buen sabor de boca. Knockoutkuba recibió la Mención Especial Festival Internacional de Cine Cubano 2009 de Munich, además de ser seleccionada en el Filmstock International Film Festival 2009 en Luton (Londres).




Fuente: http://www.elcorreoweb.es/cultura/112748/boxeadores/k/cuba