PRODUCCIONES LA CHARI

PRODUCTORA DE DISEÑO Y VIDEO HD DE SEVILLA

A continuación se exponen algunos de los posts publicados en distintas webs y blogs relacionados con la noticia. Y justo debajo alguna citas acerca del polémico cortometraje:

Fecha
Título del post
Autor/Editor
12/12/2009
JAGB
12/12/2009
UNEAC
12/12/2009
Alexander Delgado Sosa
13/12/2009
Gustavo Arcos
14/12/2009
Gaspar, El Lugareño
14/12/2009
Rolando Pérez Betancourt
17/12/2009
Ángel Velázquez Callejas
17/12/2009
JAGB
17/12/2009
UNEAC
17/12/2009
Manuel López Oliva
21/12/2009
Ángel Velázquez
21/12/2009
Aaron
21/12/2009
UNEAC
21/12/2009
Delio G. Orozco
10/01/2010
Gustavo Arcos


Dr. Maximiliano Trujillo, Universidad de La Habana:
A veces confundimos los términos de pornográfico y tampoco sabemos qué es el término obsceno. El término obsceno depende de qué contexto se utilice. Las malas palabras, las presuntas malas palabras constituyen una desacralización de lo que habitualmente está en el audiovisual convencional y ha hecho para representar una relación típica de pareja. Se está intentando desacralizar el cómo se comportan los géneros al inicio de una relación estrictamente erótica. Ella está provocando al tipo, echándole en cara que los hombre todos siguen un ritual para lograr seducir y él le quiere demostrar que no es tal ritual, que él es un tipo diferente, que no va a seguir ritual alguno y además le anuncia lo que quizás le va o no a hacer.
Lo cierto es que ella queda seducida sin ambages y el final cierra muy bien todo el discurso previo. Ella queda seducida de lo que se le está prometiendo, lo que evidencia que vivimos con muchísimas dobleces morales. La gente casi siempre simula un ritual que no siente ni quiere tener en sus relaciones de pareja. Yo creo que ahí está el resultado inteligente, que está hecho por jóvenes, dirigido fundamentalmente a los jóvenes y que es otra forma de educar el gusto estético de la gente al margen de los códigos de hipocresía que la sociedad burguesa ha transmitido desde decenas de siglos y durante cientos de años a las sociedades occidentales. A mí me parece que muy interesante lo que vi al margen de determinadas aprensiones que pueda tener a determinadas actuaciones del actor, que no me gustaron mucho, pero eso es estrictamente convencional. Desde el punto de vista semántico me parece muy interesante el discurso.
Se puso después de las 9:30 de la noche. La Televisión después de las 8 de la noche no está diseñada para niños. Es responsabilidad de la familia que a las 8 de la noche los niños no estén viendo televisión. La Televisión es para niños y adolescentes hasta las 8 de la noche en Cuba y en todas partes del mundo. A esa hora no tiene por que haber niños frente al televisor. Las telenovelas tienen muchas veces escenas mucho más explícitas sobre vínculos sexuales lo que pasa es que adornan el discurso con palabras almibaradas y todo el mundo queda feliz, pero muchas telenovelas tienen escenas mucho más duras que esas. Yo creo que es un espaldarazo a la hipocresía, a la doblez moral de la gente en su comportamiento sexual. Al fin y al cabo, así es como nos debiéramos comportar muchas veces. No es como nos comportamos, pero como debiéramos comportarnos muchas veces.
Dra. Mildred De la Torre, Instituto de Historia de Cuba:
Yo los felicito. Sencillamente es impresionante. Felicito por la valentía. Felicito por el valor, la exaltación a la verdad y la honestidad y me adhiero totalmente al criterio de los compañeros que han intervenido anteriormente. Por el valor artístico que tiene, es decir, el valor estético que tiene porque es la defensa a la verdad, a la sinceridad, a la honestidad; pero además es la crítica a lo banal, a lo sucio, y a lo falso.

Si vamos a celebrar la banalidad de las telenovelas llenas de porquería desde el principio hasta el final donde las conductas humanas se pierden entre falsos valores materiales y donde las imágenes son de un mundo que no existen; entonces, si ese es el camino, por supuesto que este tipo de material no tiene cabida. ¿Por qué no protestar contra lo que se niega como verdad? ¿Por qué no criticar la banalidad y por qué no criticar el lenguaje edulcorado, hipócrita y falso y dejar que la gente exprese sus sentimientos tal y como son? ¿Por qué no dar posibilidades como esta para qué el género humano tan complejo y tan difícil no exprese todo el mundo de sentimientos y resentimientos que tiene? Porque es un canto al resentimiento, es un llamado al resentimiento, que es también una verdad.
Sencillamente, esto no puede ofender a ningún ser racional ni puede ofender tampoco ninguna sensibilidad humana si existe cultura .Y me parece que todo lo que signifique la reflexión de los valores en su justa dimensión es encomiable, es válido y es justo.
Ojalá todas estas cosas se repitieran una y otra vez, para que mucha gente se reflejara en ellas como necesidad de expresión. Es la defensa, además, a la libertad de expresión.
Y cuando se entiende como defensa a la libertad de expresión es defender lo que creemos como justo con toda la honestidad y la responsabilidad que eso significa.
Así que yo sencillamente los felicito por tanto valor.
Roberto Fernández. Universidad de Las Villas:
Yo no soy un partidario de la violencia. El video me ha chocado, pero creo que esa es la función….por favor, no regresemos a la parametración. Si nos preocupa lo que ese material muestra, pues lo que hay que hacer es mostrarlo de frente, con valentía, sin gazmoñerías y mojigaterías propias del siglo 19.
Mostrar de frente lo que implica una relación basada en la violencia y en la superficialidad o lo que pueda ser eso, pues hay que mostrar lo que tiene que mostrarlo. No hacerlo es cerrarnos al diálogo, es cerrar la capacidad de que la gente reflexione a lo que esto significa. Y, por favor, nuestra televisión tiene que ser coherente. Nuestra televisión sirve de planta repetidora de lo peor de la industria cultural del capitalismo, para no echarles la culpa a los norteamericanos, que siempre lo hacemos. Nuestra televisión, en nuestras telenovelas, en nuestros seriados, en nuestros espacios fílmicos, no todos, pero en la tendencia que ve nuestra población lo que muestra de la vida, no solo de las relaciones sexuales; es pura farsa. Y lo que no se funda en la verdad no crece, no genera humanidad. Me parece que es un material corto, con excelente realización. También pienso como Maximiliano en que hay puntos en los que no estoy satisfecho como receptor, pero es mi opinión personal que puede ser o no discutible, pero necesitamos espacios como estos, materiales como estos y además realizadores que apuesten por lo difícil. Recordemos a Lezama: “Solo lo difícil es estimulante”, y fundar esta nación nunca ha sido fácil. Entonces hasta cuándo los medios nuestros van a partir de un principio de que ellos prohíben lo diferente, pero aceptan lo homogenizador, lo superficial, lo banal. Es un acto de incoherencia suma. Claro, es un material fuerte porque fuertes están siendo nuestras relaciones, fuertes están siendo las relaciones de los jóvenes, los maestros lo vemos todos los días.
Entonces ojala a nuestros jóvenes, mis alumnos pueda yo ponerles ese material y decirles “vamos a pensar este material”, “vamos a hablar del arte”, “vamos a hablar de función social del arte, vamos a hablar de lo estético, de lo lúdico de lo hedonista, de lo social”. Me parece que es un buen material. ¿Y que me choca? ¡Claro que me choca! Está hecho para eso, y yo lo apruebo ¿cómo no?
¡Claro que sí!
Dra. Ileana Orozco, Investigadora de la Casa de la Nacionalidad Cubana:
Estamos viviendo momentos en que uno sale a la calle y se encuentra que la diferencia es parte de nuestro tiempo. La diferencia de elecciones sexuales, la diferencia política y demás. Justamente ese material nos pone sobre el tapete otra parte de las diferencias. Un contraste bastante agresivo con respecto a lo que nosotros tenemos como convencional en materia de las relaciones de pareja. Pero justamente eso es parte de nuestro tiempo, y me parece completamente arcaico querer silenciarlo y querer negar que eso esté existiendo por prohibirlo.
Con respecto al final, que decía que me había gustado mucho, yo tengo una lectura de género sobre eso. Es el discurso del macho, completamente el discurso machista de “te voy a hacer” “voy a acabar contigo” y el final nos deja abierta la posibilidad de que ella se largue y lo deje ahí plantado o sea seducida, como dice Maximiliano, o sea ella la que instigada por esa descarga de propuestas eróticas; sea ella la que ejecute.
Eso, a mi modo de ver, le otorga al material un valor estético per se, es decir, esa ambigüedad, esa sugerencia, esa variedad de lecturas…no hacemos nada con negar la realidad, eso es parte de nuestra realidad, es otra arista, otro matiz de nuestro paisaje. Lo más valiente, claro que la valentía da trabajo, lo más valiente es poner todo sobre el tapete y decir “vamos a dialogar cuáles son nuestras verdades y cuáles pueden ser aquellas que nos hagan crecer” Eso es a lo que yo invito, a crecer.
Roberto Fernández Universidad de Las Villas:
Yo pienso que es muy importante repensar el tema del individuo activo. El cubano del siglo 21 tiene que ser un ciudadano activo y crítico. Y este es un material que motiva la criticidad, motiva a leer “¿qué yo hago en una situación como esta?” “¿Soy yo capaz de hacer esto?” El pensamiento crítico no se crea en abstracto y esa es una de las funciones del arte. Este material es válido por su valía estética y también por su contenido idio-temático.
A nosotros nos agrede no solo porque no estemos educados en eso, sino porque nuestra vida se rige por otros códigos. Nosotros tenemos otros sistemas de relaciones, pero los muchachos no. El individuo crítico del siglo 21, que no somos nosotros sino los que vienen detrás, tiene que meditar estos materiales.